miércoles, 16 de marzo de 2016

Ratoneando en Rubicera.

Sabado 12 de Marzo de 2016.


Durante la semana nos cruzamos mensajes intentando consensuar una actividad de vivac para el fin de semana, pero la situación de los ríos que hay que cruzar y explorar no es muy adecuada y parte de los exploradores tienen que pasar previamente por al antiguo vivac a recoger sus sacos y demás.
Finalmente solo estamos tres comensales a la barra de Margari para tomar el café camino de Rubicera, Zape, Moi y yo, que hemos decidido hacer una salida de día para recuperar el material del antiguo vivac y terminar algunas escaladas y travesías, que se han dejado pendientes en los primeros tramos de las galerías de Rubiceranew.
Llegamos al boca sobre las 11:30 sudados pero no mojados y con la nieve en las laderas de enfrente. Para las 12:00 estamos entrando y recorremos el hiperconocido camino con la guinda del paso de los bloques para calentar la espalda.

Llegamos al primer objetico del día, una dura escalada por una pared extraplomada de 10 m., que Zape comienza mientras


Moi se va en busca de los sacos hasta el viejo vivac.
La escalada se culmina pronto pero el resultado es decepcionante y el supuesto tubo no es más que una oquedad en el techo de la gran galería.

Zape realiza varios ejercicios gimnásticos para desmontar la escalada, mientras Moi regresa muy cargado con varios sacos y bolsas de ropa radioactiva de Wichi.
Nos encaminamos al segundo punto de revisión en un meandro oculto bajo los bloques del cañón y en el que dejaron pendiente una travesía al otro lado de un pozo.
Entramos en el meandro que no conocía y que es amplio y de bonita factura .El pozo chimenea trae mucha agua, pero no me da problema para instalar un anclaje y pasar al  otro lado, donde el amplio hueco con buena pinta también resulta un fiasco, no siendo más que eso, una oquedad sin continuación.

video

De Salida del meandro, Moi instala un pozo que pensamos conduce al nivel inferior del cañón ya conocido y efectivamente es así, por lo que desequipa y nos vamos hacia la calle.



Pero para Zape una excursión tan corta no es bastante, así que al bajar el pozo de unión se fija en un nivel de bloques que hay a media altura. Se sale de la cuerda y avanza por los bloques haciendo alguna escalada más que delicada. Nos grita y dice que se puede avanzar a esa altura , pero baja y llegamos a nuestro depósito de material, donde lo pensamos y como nos da miedo decirle a Cristobal que hemos salido tan pronto, decidimos volver a subir y revisara el nivel, aunque pensamos que nos llevará a zonas ya exploradas por la SEII.
Remontamos la cuerda y esta vez asegurado con cuerda, Zape alcanza su punta de exploración, seguido por nosotros dos, que alucinamos con la escalada y destrepe expuestos que ha realizado el orangután de Castro.
Se instala un salto de unos 6 m. y un suelo de bloques lleno de agujeros que conducen al fondo del meandro se ve cortado por un agujero más amplio, donde vemos spit de la SEII. De todas formas cruzamos y subimos una rampa de bloques que nos conduce a las galerías laberínticas de donde parte la gatera de Merinuco.
Volvemos desequipando y esta vez cumplido el horario de trabajo, nos vamos para la calle donde llegamos sobre las 20:00.
Paseo nocturno por las cornisas y llegamos al coche cuando el frío empieza a aumentar, por lo que nos apresuramos en busca de un bar y de los amigos que han pasado un bonito día en la nieve en lugar de un agujero infecto como nosotros… Como diría “alguien”, es que sois “Bobos” o “muy bobos”.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario