viernes, 26 de mayo de 2017

Las Fuentes del Nilo

Sabado 20 de mayo de 2017



Wichi tiene un sábado libre y lanza convocatoria para ir a explorar el río de la Maza, pero las últimas lluvias lo desaconsejan, así que cambiamos de objetivo y decidimos terminar la escalada de la semana pasada en busca del rio Perdido.
Por tanto a las 10:30 estamos en el bar de Margari, tomando café y comentando la visita de Calleja a la comarca.
Poco después cargamos las mochilas a la espalda cosa que de nuevo temo provoque a mi hernia discal, pero otra vez me sorprende y parece que le sienta bien el paseo.
El recorrido por la cueva tampoco empeora la situación y sin novedad llegamos a la base de la escalada, donde comemos algo y mandamos al comando andaluz en cabeza, para terminar la escalada, mientras Wichi , Zape y yo, revisaremos alguna posible ventana en el pozo fósil, para ver si llegamos al pozo activo.

FOTO MARTA

Colgarme de la cuerda será otra prueba a superar y lo hago con éxito, sin que mi ciática se queje.
Subimos hasta una pequeña repisa cerca del fin de la parte escalada por los colegas de la SEII, pero vemos que la única opción posible para llegar al pozo paralelo activo, es una rampa pozo que hemos dejado más abajo, por lo que descendemos de nuevo y Wichi y Zape descienden instalando, ya que no hay restos de que nadie haya pasado por allí.


Finalmente salimos a una ventana sobre el pozo activo que completamente cubierto de coladas y regado por el agua, continua hacia el infinito y más allá..
Volvemos atrás olvidando esta ventana de tan mala pinta y esperando no tener que subir por allí. Pronto nos agrupamos en la base de la última escalada que están haciendo Marta y Cristobal, después de una zona estrecha del pozo y donde parte un pozo ciego, que bajó Zape en otra ocasión. Están cayendo trozos de tierra y barro así que no nos podemos acercar a la base hasta que terminen.


De pronto oímos a Marta dar gritos y decir que hay un gran pozo con un rio.. Dice algo de Fuentes del Nilo… con su imaginación habitual, puesta en efervescencia . Oímos un gran ruido cuando algunas piedras o barro caen por ese gran pozo.
Subimos haciendo la topo y al final de la escalada un estrato de arenisca de un metro de grosor, marca el fin de la gran chimenea que hemos estado escalando.
Llego el último a la gatera de tierra que pasa sobre el estrato, restos del camino del río que formó este pozo, el aire es fuerte. Unos siete metros más adelante la gatera se desfonda en un amplio pozo cubierto de coladas. Enfrente un ancho laminador trae el agua que se precipita por el pozo.

FOTO MARTA

Marta sigue exultante mientras Cristobal inicia una delicada travesía para llegar hasta el laminador acuático. Cuando termina, constata que el laminador es demasiado bajo y es imposible pasar, ni hay opción de desobstruir.
Es un palo bastante grande después de tanto trabajo, por nuestra parte y de los chicos de la SEII, pero la espeleo es así y hay que asumirlo y ponerse a pensar en el siguiente objetivo.


FOTO MARTA









FOTO MARTA





videoDescendemos desinstalando el pozo y al llegar abajo como es pronto decidimos revisar algunas cosas de la galería. Mientras Marta y Zape instalan una fisura perpendicular al río, yo voy en busca de una gatera con aire, el resto desobstruyen un paso a otra gatera.


Buscando la gatera reviso una galería lateral, con varios cruces, en la que poco después oigo las voces de Zape, cuya fisura ha cruzado hasta la galería que yo recorro, hasta un desfonde donde se aprecia el rio más abajo.
Me doy la vuelta constatando algunos sitios con posibilidad de revisión, los castreños también se retiran de la fisura y nos reagrupamos en la desobstrucción, que han terminado arrastrándose hasta encontrar huellas de que se accede por otra parte.




FOTO MARTA

FOTO MARTA

Mi ciática ya me molesta mucho y aprieto el paso en el camino de retorno, para que el suplicio termine antes y porque andar me molesta menos que pararme, por lo que volvemos a la carrera, con los demás pensando que me he vuelto loco o que es una competición..
Salimos de día y hacemos la foto de rigor, que para variar sale a la primera cumpliendo los altos índices de calidad que exige la fotógrafa…
Tras desequiparnos y preparar las mochilas ascendemos hacia los coches y de nuevo procuro parar lo menos posible. Una hora después estamos en los coches y tomamos el camino de la Gandara donde descubrimos que hay fiesta y música, que despierta los instintos básicos de Marta que arrastra a Zape a la pista de baile, o más bien al prado de baile. Yo me conformo con encontrar donde sentarme mientras me bebo mi calimocho de hidratación..

FOTO MARTA


Nos vamos que hay que cenar como es debido para celebrar el próximo cumple de Cristobal, que aunque parezca mentira también cumple años como el resto de os seres humanos.
Ha sido una exploración bonita y emocionante, pero como muchas otras no ha dado los resultados esperados…Volveremos….


jueves, 18 de mayo de 2017

Escalera al cielo o al infierno..

Actividades en Rubicera de los dias 1 de Abril y 13 de mayo.



Rubicera, 1 abril 2017, por Marta.
“Sois bobos”

Realmente hace un día de perros. No sé que nos movió a preparar el material con tanta ilusión y a ponernos en marcha bajo la lluvia sin ni siquiera plantearnos dejarlo para otro día e irnos de pintxos. La situación nos hace pensar en Pedro y en sus sabias palabras: “sois bobos”.
Foto Marta
El caso es que aquí estamos. El agua nos escurre por la nariz, la hierba de las laderas patina bastante, caminamos con más precaución de la normal por el pasamanos de acceso y alguno se olvidó el pantalón de agua y se está poniendo como rana en charca pero al llegar a la boca un precioso arco iris cruza el valle y se nos olvidan todas las penurias ¡¡Qué regalo!!
¿Qué mejor sitio que éste para pasar un sábado lluvioso? …Vale, vale, listillos basta de opciones…

Vamos a continuar las incógnitas dejadas en la zona de la escalada de la SEII.
Cuando llegamos a donde comimos el otro fin de semana nos acordamos de repente que fue Cardín quién “guardó” una de las cuerdas fuera del paso y no se nos ocurrió preguntarle dónde…y por más que buscamos no hay manera de dar con ella, y aunque hoy iba a venir con nosotros, a última hora, (bueno, mejor dicho a primera), nos escribió para decirnos que “se le alargó un poco la noche”. A ver si con la cuerda que llevamos tenemos bastante…

Foto Marta
Llegamos hasta lo alto de la escalada y enseñamos a Zape las 3 opciones de continuación. La primera es un meandro estrecho de unos 6 metros, tras el que se ve que abre. Tiene mucho aire y se oye abundante agua. La segunda es escalar una chimenea de unos 30 metros por la que sube también aire. Y la tercera bajar un pozo de unos 18 metros pero por el que, a pesar de tener la cabecera estrecha no viene nada de aire.
Elegimos la escalada. Cómo veníamos pensando en meterle mano más a las otras dos opciones, tenemos que hacerla “low cost” y sólo llegamos a la mitad. Pero no importa, la terminaremos otro día, pero nos da muy buena espina. Para descartar bajamos el pozo y, como bien intuimos, se cierra en culo de saco.
Después de deliberar un rato sobre las mil y una posibilidades de la zona, nos batimos en retirada, ya que no tenemos más material para continuar la opción que nos interesa.

De camino a la calle vamos pensando en la que nos espera fuera…con lo bien que se está aquí…pero la lluvia se la ha llevado el fortísimo viento que sopla. Nada más asomar las 3 cabezas por la cresta nos tumba de una ráfaga que ni vemos venir.

foto Marta
Día corto pero bonito. Vamos para el pueblo a cenar con los amigos y a reírnos juntos de lo bobos que somos.

13 de Mayo , por Angel


Esta primera parte del año nuestras expediciones al Mortillano se han reducido mucho, ya que algunos hemos estado de expediciones en febrero y otros en abril , más los padres de familia , líos laborales y lesiones, han dejado la plantilla de exploradores bajo mínimos.

Por fin nos juntamos cinco para continuar la escalada en Rubicera, ya que Zape muy a su pesar solo nos acompaña hasta el bar de Margari, donde su estómago se niega a ir de cuevas y le aconseja irse a la cama.
Yo por mi parte llevo meses con una fuerte ciática de mi hernia discal y hoy he decidido ir a la cueva a ver qué pasa. Pero es posible que me tengan que sacar de allí echo un ocho..
Además es el cumple de Marta y como siempre le gusta celebrarlo en la cueva y fuera de la cueva , en el bar, en el campo, en todas partes…
Empieza en el bar por soplar una vela que le ha mandado Susanna junto con unos bombones. Nos despedimos de Zape y vamos para el aparcamiento.
Yo tengo serias dudas de que pasará cuando me ponga la mochila , empiece a andar y baje por las len, pero la cosa va bien y mi moral sube muchos puntos.

El día no empieza bien ya que nos hemos olvidado el adaptador del conector del taladro y el equipo andaluz tienen que volver a Ramales a buscarlo. Parece que nuestras deficiencias no solo afectan al físico sino también al cerebro. Moi, Pedro y yo nos adelantamos.

De camino a la cueva encontramos los restos de un agila joven, que parece no ha sobrevivido al vuelo de prueba y charlamos sobre nuestros achaques , familias, trabajos y futuras exploraciones.




video

 Tras equiparnos entramos los tres de avanzada para realizar una poligonal desde el último punto que ya teníamos en el Belneo hasta la escalada, que nos permita situarla bien y ver sus cotas con respecto al exterior .

Poco después de alcanzar la base de la escalada llegan Marta y Cristobal , comemos algo con tarta y más velas para que sople Marta con su ilusión habitual.




Los andaluces y Moi ascienden por la escalada haciendo topo y le deseamos a Marta que tenga un buen regalo de cumpleaños  en lo alto de la chimenea.
Pedro y yo continuamos por la Galería haciendo algo más de poligonal y revisando múltiples tubos, gateras y fisuras que aparecen a ambos lados.


Es una tarea ingrata hacer “revisiones” de galerías ya exploradas, pero muchas veces nos ha reportado buenas sorpresas. Siempre me hace reflexionar sobre los exploradores que pasaron por allí la primera vez, las emociones que debieron sentir cuando pisaron ese terreno virgen.

La espéleo sin duda no es una actividad para figuras solitarias, ya que nada se consigue sin el trabajo de los colegas, no solo los de tu propio equipo, sino de todos aquellos que te precedieron o que trabajan en otras zonas de los sistemas.
El Mortillano nunca sería el gran sistema de cuevas que es hoy en día sin el trabajo de todos los que desde los años 60, han pateado y se han arrastrado por estas galerías franceses, polacos, españoles varios y en los últimos decenios, sobre todo los franceses del SCP, los chicos de la SEII y nosotros, que modestamente creo que hemos hecho un buen trabajo sobre todo uniendo las partes inconexas del puzle.

video

En esta actividad el que quiera ponerse méritos sin pensar en todos los que trabajan junto a él y los que le han ayudado a llegar hasta allí es que vive fuera de la realidad.
 Solo mejorando el trabajo conjunto y colaborando se pueden alcanzar buenos resultados en la exploración de grandes sistemas de cuevas, por lo que el personalismo y egoísmo se deberían aparcar.
Casi todo lo que encontramos está bien revisado por los chicos de la SEII, que sin duda hicieron un gran trabajo, como atestigua la dura escalada en la que están trabajando los compañeros, pero si encontramos algunas cosas que precisan desobstrucción o no se ven pisadas. Tendremos que contactar con los colegas de la SEII a ver que opciones son interesantes.

Hemos quedado a las 18:00 con los escaladores para no salir tarde y seguir celebrando el cumple de Marta con los amigos.
Foto Marta



Foto Marta

Van llegando y nos informan de que han escalado casi 40 m. más, llegando a una cúpula que parece ser el techo de la chimenea, donde un meandro estrecho arranca y es necesario otra corta escalada para alcanzar un posible tubo de mayores dimensiones, están 108 m. por encima del inicio de la escalada y han dejado el río de la cascada bastante más abajo. En fin la historia de siempre la cueva se resiste a soltar sus secretos fácilmente y nos hará sudar mucho para lograrlo. No es estupendo ??.
Foto Marta








Salimos revisando algunas zonas más de la cueva y aún es de día cuando alcanzamos la calle con una hermosa vista primaveral del valle, que nunca deja de maravillarnos.
Mi ciática ya lleva rato protestando pero no se ha portado mal, aunque en los días venideros me pasará factura.
Llegamos a los coches y lanzamos la convocatoria de cena de celebración, que suele tener más éxito que las de cueva. Es un bonito punto final para un buen día de espéleo de los que yo al menos ando escaso últimamente.
 

Felicidades Marta que sigas tan vital muchos,
Foto Marta

Foto Marta
muchos años…