miércoles, 6 de marzo de 2013

Travesía Acebo-Rubicera/Mortero 3 de 4


Una cuerda nos ayuda a bajar una rampa y poco después otra permite supera una trepada sobre los derrubios. Llegamos a un punto donde la galería se tapona por formaciones y coladas, y nos vemos obligados a gatear algunos metros junto al agua que cae por un resalte de 6 metros (se puede destrepar por la derecha). En el fondo un bonito gours de 4 metros de diámetro recibe el agua del río, que continua de nuevo por la sala para luego entrar en otra gatera baja y que de nuevo conduce a un salto de 4 metros, esta vez equipado con una cuerda y un desviador. Video15

video

 y video 16

video

Este salto, un poco regado si el río está alto, también cae sobre otro gours similar al anterior, que con las coladas blancas del resalte le confieren belleza al lugar. Video17

video

Tras una curva llegamos un profundo gours y una rampa de 6 metros equipada con cuerda. Continúa el descenso por una galería amplia con la ya habitual capa de colada blanca (Video18); después de una curva entramos por un pórtico y el suelo desaparece en un pozo de 5 metros.

video

Pero aquí se abandona el curso activo por el momento, ya que el agua baja hasta un sifón. La ruta precisa hacer un péndulo instalado en fijo, para llegar a una galería fósil al otro lado del pozo; seguimos esta galería de grandes dimensiones con bastantes formaciones y goteos (habremos empleado otros 50 minutos en llegar aquí) .Video19

video

Una rampa resbaladiza desciende bastante hasta un aporte que llega por la izquierda de un meandro y se pierde bajo bloques que forman el suelo de la galería siempre descendente en rampas o resaltes de bloques. Llegamos a una salita con el suelo más o menos llano donde se montó un vivac durante la exploración; para seguir hay que destrepar un resalte entre escombros y continuar por una galería de menor tamaño con otro destrepe.

Este sector en general es de un tamaño de galería de mina con la habitual roca arenisca en finos estratos cortados por el agua y algún paso entre delicados bloques. Galería de los “Mineros borrachos”.Video20
video

De pronto la galería parece cerrase, pero es posible continuar arrastrándose por un laminador de 5 metros bastante bajo pero ancho, que es necesario atravesar primero hacia la derecha y luego hacia abajo, buscando las partes más altas que permiten pasar este “Laminador Anoréxico”. Video21

video

Enseguida llegamos a un cruce donde por la derecha volvemos a encontrar el río y seguimos con él, esquivando profundos gours con estrechas y frágiles cornisas. El río vuelve a dejarnos, perdiéndose en un agujero y siguiendo una ruta activa que fue explorada en su momento, a través de laminadores y estrechos meandros en caliza muy pura.
videoLa ruta deja el río (Video22) y continúa de frente por una gatera de arena y un meandro de paredes labradas por los golpes de gubia que confieren belleza y singularidad a este sector, que denominamos “Galería de la Gubia”. Más adelante se abre al llegar a estratos de areniscas escalonados. Video23

video


Esta galería queda cortada bruscamente por un gran pozo de más de 20 metros de diámetro y 30 metros de profundidad al que se accede con un corto pasamanos, por un tubo excavado en la caliza.Video24

video

Este pozo de  los “Morlokcs”, es de singular belleza, aunque bajo el estrato de arenisca de la cabecera hay algunas piedras sueltas por lo que es aconsejable que las personas que se encuentran en sus base se retiren del fondo. Se precisan unas 3 horas para llegar aquí desde la base de la sima del Acebo. En la base del pozo unas rampas de colada conducen a un meandro, con el suelo a menudo cubierto de colada y con algún bucle que puede despistar. Pequeños gours y formaciones le confieren encanto, pero poco a poco se va estrechando y llega un momento que no es posible seguir a ese nivel. Es necesario ascender por una cuerda 10 metros bastante estrechos y tener cuidado con las lajas medio sueltas que tiene la pared del meandro. (Video25)
video

Un pasamanos libra el tramo final del meandro y seguimos por este hasta la cabecera de un pozo de 25 metros con un desviador a los 5 metros que reduce el roce de las cuerdas de doble.Video26
video

En el fondo de este pozo del “Capitan Vinazo”, no se debe bajar hasta el fondo, si no quedarnos en una repisa que hay 3 metros más arriba y que hace más fácil recuperar las cuerdas y continuar bajando por un corto meandro desfondado que nos deja en una sala de suelo arenoso y techo plano “La playa”.Video27
video

Oímos el río de la vía activa que baja por unos resaltes y se pierde bajo la sala. Para continuar gateamos por la sala primero sobre arena y luego sobre piedras, pegados a la pared derecha (Video28) y tras bordear un pocete, se debe trepar un resalte saliéndonos por la derecha del laminador y alcanzar un corto y estrecho meandro, sobre todo su tramo final, que conduce a un pozo de 7 m. equipado con cuerda fija.Video29

video
video

Bajando el pozo , de nuevo nos introducimos en una laminador cada vez con más pendiente e inclinado hacia la derecha. En realidad es una gran fractura de la roca, que aparece muy desconchada. Este tramo tienen unos 50 metros y lo más adecuado es bajar por la derecha en el lado más bajo de la fisura, aunque algunos hitos van más al centro. Al fondo de este laminador los bloques cierran el paso y es necesario buscar una gatera a la izquierda, (paso de los “Bufidos”).
Esta gatera es uno de los pasos mas complicados y selectivos de la travesía , a pesar de ser muy corto. Primero se avanza un metro en horizontal y hay que colarse por un estrecho agujero vertical de un metro, para de nuevo arrastrarse en horizontal durante 2 metros bastante estrechos con piedras sueltas. Pasado este punto se llega a un pasamanos y pozo de 15 metros instalado en fijo con un fraccionamiento. En el fondo oímos de nuevo el río al que nos dirigimos alcanzando un estrato de areniscas .Video 30
video


No hay comentarios:

Publicar un comentario