jueves, 4 de agosto de 2022

Carcabon nueva temporada capitulo II

 24 y 25 Julio de 2022

Como os dijimos en el capitulo anterior, hemos retomado la temporada de la "serie" con mucha motivación y el muy prolongado periodo de falta de lluvias que se está dando este Julio, nos deja sin excusas.

Hemos previsto hacer un ataque con vivac para el fin de semana del 22 a 24, pero Wichi tiene un curro muy duro en la obra y encima está de obras en la casa, con lo que su cuerpo necesita un descanso antes de seguir currando en la cueva, por lo que propone entrar el domingo, ya que tiene fiesta el lunes y así dispone del sábado para descansar.

Podéis ver la versión de Patrick en este link:

 http://gshp65.blogspot.com/2022/07/carcabon-le-grand-retour.html

 

Patick y Ángel, tienen libres todos estos días, así que no hay problema en adaptarnos a esta propuesta, aunque implica hacer una punta muy larga el domingo, dormir en el vivac y salir el lunes.

Con este plan en la cabeza quedamos a las 8:30 en la boca del Carcabon, con un día más fresco que los anteriores. A la hora prevista nos esperan Patrick y Sandrine, que muy sensata solo viene de chofer en esta ocasión.

Nos ponemos las armaduras de los caballeros andantes o nadadores más bien, Wichi y Ángel con neoprenos y Patrick con el traje seco. Nos despedimos de Sandrine y sobre las 09:00 estamos entrando en la cueva.

Me salto el relato de la parte más”divertida” de la cueva y que ya os he descrito varias veces, no sea que acabéis dándoos cuenta de que somos unos masoquista en grado sumo.

Terminado el parque acuático en una hora y media, nos cambiamos de ropa, al menos los que llevamos neopreno y nos ponemos ropa ligera para la caminata, pero como hay que atravesar varios falsos sifones o gours profundos, es necesario llevar otra ropa seca para el vivac y las siguientes exploraciones. También llevamos taladro, baterías, anclajes y comida para los dos días.

Iniciamos el conocido camino hacia el vivac, en general por amplias galerías y en general cubiertas de barro viscoso y deslizante, que obliga a prestar atención a cada paso para no resbalar. Pero también hay bonitas playas de arena, suelos de coladas con finos gours, tubos fuertemente erosionados con golpes de Gubia, gours profundos de aguas de tonos verdosos y algunos resaltes que hemos equipado con cuerdas auxiliares.

Hora y media después llegamos al vivac y nos dirigimos a comprobar el estado de las bolsas con los sacos, ya que este año ha habido al menos dos fuertes crecidas de los ríos y tenemos alguna duda, de si nuestro hogar ha podio ser arrasado por la crecida. Falsa alarma, todo está bien y las huellas de crecida están unos metros mas abajo. Aun no comprendemos bien el funcionamiento de las inundaciones en esta parte semiactiva de la cueva, ya que hay zonas a cotas similares a las del vivac, que si parecen inundarse y otras que no lo hacen.


Abrimos las sacas y sacamos la comida, además de volver a cambiarnos de ropa, ya que la que  llevamos se ha mojado bastante al vadear los gours.

Con los estómagos llenos, tomamos más material del vivac y emprendemos la marcha hacia una de las puntas de exploración de la cueva. Son las 12:40 y nos quedan casi dos horas hasta la punta.

La primera parte discurre por el mismo nivel semiactivo, por lo que andamos sobre largas playas de arena y barro seco o no tan seco. Buscamos un nivel inundado cercano donde cargar agua para el vivac, pero el agua no tiene buena pinta y está algo corrompida. Seguramente en el exterior en esta zona hay alguna estabulación o similar. Buscamos otro punto con agua aunque poca y dejamos algunas botellas cargadas para recoger a la vuelta.


Dejamos la amplia galería y tomamos unos tubos laterales y con varios cruces, siguiendo una clara corriente de aire, que nos conducen a una barrera rocosa que tenemos instalada con una cuerda ascendente, otra de bajada y de nuevo otra ascendente, para continuar por unas tubos inclinados y barrosos, hasta que todo parece cerrarse y debemos colarlos por un agujero ascendente, que nos conduce a un nivel superior. Es la parte mas pesada de esta zona de la cueva, pero de nuevo estamos en una gran galería esta vez cubierta de grandes bloques.

 

Aquí recogemos mas material y con las sacas bien cargadas, avanzamos tratando de buscar el mejor camino entre el laberinto de bloques. En un punto un nuevo depósito de material, marca el cruce con uno de los niveles superiores, que exploramos la última vez que estuvimos en esta zona y que asciende bastante por el macizo, hasta acercarse en planta a la sima de Cubillones.

 

Nosotros hoy vamos a continuar por el nivel inferior que se dejó en un amplio desfonde que debía ser equipado para seguir y al que llegamos un poco después sobre las 14:15.

Recojo el material y equipo una vira que evita el desfonde y me deja en un cruce múltiple con al menos cuatro galerías. Mientras Patrick baja con la topo y Wichi cambia la cuerda por otra mas corta, yo reviso las distintas galerías y compruebo que varias de ellas, confluyen sobre otra inferior.


Nos reagrupamos y decidimos bajar a la galería inferior donde se juntan tres de las bocas del cruce. Es una galería amplia cubierta de barro, que indica su inundación periódica, pero en la que vamos encontrando tubos de amplios, que descienden hacia niveles más activos y otros que ascienden a niveles superiores, que intuimos en varios sitios.

Wichi asciende una rampa barrosa y alcanza el nivel superior de grandes dimensiones, por el que progresa en paralelo a nosotros, que seguimos con la topo por el tubo inferior. Dejamos varios cruces en ambas direcciones y mas adelante, subimos al nivel superior por el que venia Wichi.

Oímos un rumor, que no puede ser otra cosa que un río que corre por una pendiente. Avanzamos con la topo en busca de río, pero un montón de bloques forma un cruce. A la izquierda más alta, un tubo conduce pronto a una amplia sala en desfonde, donde seguramente sea necesario equipar para bajar y poder seguir por el amplio tubo, que se ve al otro lado de la sala y otros en su fondo.

A la derecha una amplia galería o gran desfonde contiene el ruido del río, pero para bajar hay que equipar cuerda.

Es bastante tarde y nos queda un buen trecho de vuelta, pero lo peor es que la rodilla de Wichi dice que se ha pasado el Kilometraje de la revisión y salta la alarma, con dolor e inflamación. Dice que la semana anterior la tenía mal pero que había mejorado.. Que tío, no me extrañaría que duerma en la cama de clavos y diga que es un poco incómodo.


Le doy alguna de las drogas que llevo para mi hernia discal y propongo instalar el resalte, mientras le hace efecto y tratar de echar un vistazo al misterioso río, se dejan engañar y aceptan seguir un poquito más, así que equipo otra vira, hasta un primer cruce de tubo por la izquierda y otro resalte para llegar a un suelo de bloques.


Allí me suelto de la cuerda y me asomo a un amplio cañon de unos 30 m. de profundo, de cuyo fondo se oye el río aunque no logro verlo. Parece que hoy no vamos a ver las aguas del río.

Avanzo por los bloques y subo a un promontorio. Al otro lado una vertical de mas de 25 m. tienen en su fondo un lago o sifón, al que pienso llega el río que oímos un poco antes.

A la izquierda trepo por los bloques y alcanzo otra galería o más bien dos paralelas, que ambas confluyen en otro amplio desfonde de bloques, con la galería que continua a la izquierda y puede que a derecha, pero que precisa cuerdas para bajar y subir a ellas. Es el punto final por hoy y vuelvo mis pasos.

Patrick ha bajado con la topo y ha subido por el tubo lateral que he dejado al bajar y que resulta ser un bypass del primer tramo, por lo que desequipo la cuerda al subir.

Dejamos un nido de material en una zona alta, son las 19:50 y volvemos por la galería superior haciendo la topo. Esta galería es de gran anchura, con numerosos cruces de amplios tubos, que llegan desde la parte superior. Un hermoso panel de excéntricas me llama la atención. Subo a verlo y entro un poco en un meandro que llega allí. En su inicio encuentro el esqueleto de una rana o sapo, que supongo ha sido arrastrada hasta allí desde la muy lejana superficie. Hago algunas fotos y videos de las formaciones, algunas en forma de erizo de mar.



 




Proseguimos avanzando por el este gran nivel hasta una amplia sala, donde se puede seguir hacia arriba por una gran galería, de frente por donde subió Wichi y hacia abajo al tubo por el que llegamos y a donde bajamos para unir la topo.

Retrocedemos hasta el cruce múltiple y miramos un tubo grande, cortado casi por un gour, que tiene una galería ascendente con bloques y que parece ser un bypass, que evite la cuerda. Efectivamente es un bucle pero pesado de recorrer, por lo que la cuerda se queda.


Terminamos de unir la topo y continuamos el regreso al vivac, son las 21:30 y estamos cansados y medio dormidos, por lo que nos movemos con calma, sobre todo en las cuerdas incómodas que tenemos que usar.

Recogemos el agua que dejamos y llegamos al vivac sobre las 23:00, después de 14 horas de actividad. Cansados pero contentos ya que hemos topografiado mas de 1 Km de galerías, dejado muchas continuaciones y por casi primera vez en la cueva localizado un río.


 Preparamos una rica cena, muy variada con diversas recetas, todas ellas repugnantes en el exterior, pero que aquí nos saben a gloria. Comentamos la jornada y especulamos sobre el origen del nuevo río descubierto, ya que puede tratarse del río base de la cueva o más probablemente, de un afluente que desciende del Hornijo, hacia los niveles base que estarían en el sifón o lago que vi desde lo alto. Con estas reflexiones nos vamos al saco sobre las 00:00.

 Yo lucho por entrar en mi saco que es más pequeño de mi talla y no me entran los hombros, por lo que no puedo cerrar del todo la cremallera. Esto aquí no es preocupante ya que la cueva no es fría y no baja de 12 o 13 grados. Cosas que parecen sencillas como meterse o salir de un saco, en las cuevas pueden tener su problemática y su técnica.

Al no usar tienda cada uno nos hemos buscado un hueco en el suelo de arena, donde colocamos nuestra colchoneta y encima el saco. Para dormir nos quitamos los escarpines de neopreno mojados que llevamos y los sustituimos por unos calcetines secos. Pero claro si pisamos el suelo arenoso con los calcetines, llenamos el saco de arena y si los metemos en las botas mojadas, también mojamos los calcetines, por tanto es necesario buscar un procedimiento que evite estos problemas. En mi caso despliego una bolsa de basura al lado del saco que me permite hacer la transición del suelo al saco sin pisar la arena.

Cuando consigo entrar en el saco y trata de dormir me doy cuenta de que el hueco que he hecho en la arena no esta bien y tengo mas alta la mitad de la espalda ,es la peor pesadilla de un descanso. Así que tras tratar de aguantar, sobre las 02:00, no me queda mas remedio que levantarme, con todo el ritual de tratar de no pisar la arena, levantar la colchoneta y retirar algo de arena de la zona de la espalda, volver a colocar todo y hacer el proceso de entrada al saco. Ahora está mejor y poco a poco caigo en las manos de Morfeo.

Sobre las 7:30, Patrick como buen francés madrugador inaugura las actividades del vivac y los demás le seguimos, con más procedimientos de recogida de saco y colchoneta, que deben quedar en bolsas estancas o en este caso de basura, a las que añadimos trozos de carburo o secante para que adsorban la humedad ambiente de casi 100%.

Luego nos juntamos en mesa redonda para desayunar y revisar nuestras lesiones. La rodilla de Wichi parece que ha mejorado, la mía que también se queja no está peor y Patrick.. es Patrick.


Por fin sobre las 9:30 salimos del vivac, con mucha calma, hacemos alguna foto y como siempre hablamos de instalar alguna cuerda más de ayuda en algunos pasos. Mojarse en los gours, no es divertido pero ya está asumido y como me he puesto la ropa mojada que dejé el día anterior, pues tampoco noto mucho la diferencia.

Recogemos una maza que tenemos por el camino, ya que queremos reequipar algunos pasos de los pozos que hay entre ambos lagos.

Nos ha llevado dos horas volver al lugar donde tenemos nos neoprenos y de nuevo toca cambiarse de ropa y ponerse los neoprenos mojados y fríos. Nadamos cruzando el lago y abrimos las bosas impermeables para sacar el taladro y batería.

 

Subo primero y duplico uno de los anclajes y doy más cuerda en los fraccionamientos que se ha quedado un poco escasos. Mas arriba en el siguiente pozo instalamos un fraccionamiento en lugar de un desviador, que estaba un poco incómodo.

Terminado el reequipamiento, solo queda bajar al barrizal que precede al primer lago y cruzar la Colonoscopia acompañados de un fuerte viento.

 

Por fin sobre las 14:00 estamos en el exterior con un día cálido pero nublado. Llamamos a Sandrine para que venga a recoger a Patrick y tratamos de meter todo el material embarrado y mojado en bolsas y cajas que no empapen los coches.

Cuando llega Sandrine, le damos novedades y vamos al bar de Vega a tomar unas cañas y celebrar los nuevos descubrimientos. La topo dirá que hemos topografiado mas de 1400 m. de nuevas galerías y visto el gran número de cruces que hemos dejado en todas direcciones, el futuro nos augura muchos metros de nuevos descubrimientos.


 Ha sido una actividad dura que ha puesto a prueba nuestros viejos cuerpos, pero que al menos ha sido compensada con grandes descubrimientos.

Trataremos de que este serial no se termine por este año y poder ofreceros nuevos capítulos antes de que lleguen las lluvias.

Fotos de Patrick y Angel.