lunes, 13 de septiembre de 2021

Un verano bajo tierra capitulo II

 Sierra del Hornijo verano 2021

En esta segunda entrega, hablaremos de varias salidas que hemos realizado en el macizo del Hornijo, junto a Patrick y Sandrine del SCD.

En este macizo, llevamos tiempo explorando una gran cavidad que ya tiene un desarrollo de más de 10 km., se trata de la cueva del Carcabon. El problema es que esta cavidad tiene un acceso delicado, con un estrecho tubo embarrado que conduce a un primer lago, que si su nivel asciende menos de 2 m. se inunda el tubo y la salida no es posible, lo que unido a otros tramos inundables, le confiere una complejidad en la exploración tanto física como psicológica .

Por estos motivos llevamos años buscando una posible entrada alternativa a la cavidad, que nos evite estos problemas. En esta búsqueda se han localizado y descendido decenas de simas, que unidas a las muchísimas que ya habíamos bajado desde los años 90, hacen un barrido por toda la montaña, sin que hasta ahora hubiera sido posible encontrar el ansiado camino alternativo.




 

En los años 90 durante nuestras primeras incursiones en el macizo, localizamos una bonita sima que tenía la peculiaridad, muy rara en la zona, de tener una corriente de aire aspirante, lo que nos dio esperanzas de poder bajar al interior del lapiaz.

 

Descendimos varios pozos hasta la cota -80, pero a pesar de alguna escalada en su fondo, no pudimos encontrar rastro del aire.

En el año 2017 decidimos volver a equipar la sima de “Los Cubillones” como la llamamos y revisar bien el último amplio pozo, para nuestra sorpresa, tras unos péndulos encontramos un estrecho y oculto meandro, por el que se perdía el aire. Las orejas se nos pusieron de punta y nos lanzamos con ansiedad a explorar el meandro, que pronto se convirtió en galería con rellenos, para terminar en un amplio tubo de casi dos metros de diámetro, bastante relleno de arcillas y coladas. Mas adelante los rellenos colmataban casi por completo el tubo.




 



Iniciamos trabajos de zapa y creamos una zanja por la que nos arrastramos una y otra vez para abrir el paso. La situación se volvió cada vez mas dura y la corriente de aire se presentaba a veces escasa y cambiante, la topo nos situaba debajo de unas amplias dolinas, que nos hacían sospechar de una posible conexión, con algún agujero en esas dolinas y no una conexión con el interior del macizo. Decidimos aparcar los trabajos y esperar tiempos mejores.

En los años siguientes las exploraciones en la cueva del Carcabon se desarrollaron y descubrimos algunas galerías ascendentes, que se orientaban hacia la sima de Los Cubillones. Pero la búsqueda en superficie no aportó nada nuevo, así que en marzo de 2021, decidimos volver a equipar la sima e intentar de nuevo forzar el paso, en abril fuimos a verla con los colegas franceses y comprobamos que había un aire claro, pero la pandemia y otras actividades limitaron las visitas hasta el verano.

Ahora resumo una serie de salidas a esta cavidad situada en Ancillo, para forzar los pasos estrechos que hemos encontrado y que nos han permitido avanzar y soñar ahora, con la posibilidad de bajar por fin, a las zonas profundas del macizo del Hornijo.

 

 FECHA:17 del 07 de 2021

PARTICIPANTES : Patrick, Sandrine, Cristobal y Angel .

El día es muy caluroso y quedamos a las 9:30 en Vega luego subimos en la furgo de Cristóbal dirección Ancillo.

Una vez dejamos el coche, en 50 minutos de pateo estamos en la boca, y tras equiparnos instalamos la cuerda de entrada y para abajo.

Llegados al meandro oculto y en su inicio dejamos los hierros y mas adelante una botella de agua en un goteo, que luego encontramos llena. Seguimos por la corta galería y llegamos al tubo. En la punta comienzan  a trabajar Patrick y Cristóbal, que forman un buen tándem y se entienden bien, mientras Sandrine y yo despejamos un tramo estrecho anterior, por el que mi cuerpo serrano no pasa. Hay corriente de aire clara que baja hacia la punta. Picamos y sacamos barro hasta que Patrick pasa y vuelve poco después, diciendo que hay una sala. Al abrir ha aumentado el aire, y ampliamos el paso para que podamos pasar todos y reunirnos por fin, en la parte alta de una amplia sala, con excéntricas viejas en las paredes. Abajo hay un desfonde que parece una galería o un cañón.

 Comemos bastante emocionados y luego sacamos las cuerdas cortas que llevamos y las atamos a estalagmitas, hasta que Cristóbal llega al fondo y los demás detrás. Desgraciadamente ni galería ni cañón, parece solo el nivel inferior de la sala mas amplio, pero  hacia arriba hay un tubo, que se va haciendo más pequeño, hasta casi cerrarse del todo y sin aire y en el fondo de la sala todo se cierra entre bloques.


 

A la izquierda una pequeña trepada conduce a un pozo chimenea, por el que cae algo de agua. El aire parece irse por allí aunque no está muy claro. El pozo tiene mucha colada, la pinta no es muy buena, pero será otro día cuando lo sabremos ya que hoy no nos queda más material.

Hacemos unas fotos y comenzamos el ascenso, equipando con dos anclajes el resalte de la sala y de salida abrimos un poco mas los pasos del tubo, luego en el goteo Sandrine deja el bidón para cargar más agua. En el meandro equipamos un desfonde con una cuerda, dos anclajes y un puente.

En el final del meandro nos colocamos el material, ascendemos con calma y para las 16:30 estamos en el exterior con mucho sol.

Bajamos mucho más animados y ligeros, alcanzamos la furgoneta y vamos a Vega a buscar a Wichi que anda de parrillada. Lo encontramos en el bar con Paco y tenemos una larga charla acompañada de cervezas, de temas varios y de la teoría de Paco sobre dos ríos distintos en Carcabon e Iseña. Que bien se crean teorías y exploraciones en el bar, creo que es el medio en el que mejor nos manejamos en al AER, parecemos cazadores, de echo alguno terminará siéndolo..

Ha sido una jornada muy completa y estamos deseando volver al pozo de coladas a ver que sorpresas nos depara.

FECHA:21 del 07 de 2021

PARTICIPANTES : Patrick y Angel .

Hoy solo estamos Patrick y yo para trabajar en la sima de Los Cubillones,  Julio está siendo muy húmedo y hoy el cielo está cubierto de niebla y la yerba muy mojada. Hemos quedado a las 9:00 en Vega, luego subimos hasta Ancillo y preparamos las mochilas, donde llevamos 10 anclajes y dos cuerdas de 28 m. . Iniciamos la marcha y llegamos sin problemas a pesar de la niebla, pero con la ropa y los pies mojados. Sobre las 11:00 estamos entrando, con parada en el goteo, donde cogemos agua en el bidón, llegamos al inicio de la desobstrucción donde comenzamos los trabajos de topo.

Poco después llegamos a la sala y equipamos la trepada al pozo, luego mientras Patrick equipa, yo termino la topo. Patrick coloca un fraccionamiento y yo le sigo con la topo, por el pozo que baja 23 m. con colada por todos lados y bastante goteo.



 

Abajo el aire se pierde por una estrechez que precisa desobstruir, pero está todo cubierto de colada lo que va a complicar los trabajos y añadido a la lluvia que nos cae encima, augura unos días bastante duros.

 

Subimos ya bastante mojados y recogemos la cuerda. Son las 14:00 y decidimos comer en la calle ya que no es muy tarde, según el horario español claro, y mojados no es bueno pararse mucho. Llegamos al exterior sobre las 15:00 y tras quitarnos la ropa mojada, comemos entre la niebla que no ha levantado.

Iniciamos el descenso con una suave llovizna, mientras pensamos que material necesitaremos para acometer los trabajos en el fondo del pozo.

 

FECHA:27 del 07 de 2021

PARTICIPANTES : Patrick, Sandrine y Angel .

De nuevo quedamos para atacar la sima de Los Cubillones, esta vez viene Sandrine. El pronóstico del tiempo no es muy bueno y da algo de lluvia, aunque de momento no parece que la tengamos encima.



 

A las 10 salimos del coche en Ancillo y ascendemos con bastante calor y humedad. A las 11:00 estamos cambiándonos en la boca, con la lluvia llegando desde el oeste en forma de nubes negras, pero entramos sin mojarnos y para la 13:00 estamos en la obra. Sandrine se ha quedado quitando barro de los pasos estrechos, de la galería de tubo y nosotros dos  bajamos el pozo y montamos un toldo para evitar el goteo y comenzamos los trabajos.

 

 



 

Los estratos finos unidos por colada hacen que la roca no fracture bien a los golpes de la maza, pero poco a poco vamos avanzando. Llega Sandrine y nos vamos turnando en el trabajo, cada vez mas mojados de entrar y salir en la rampa mojada.

 Tras 4 horas de trabajo ha quedado libre el paso y desciendo por él, hasta un hueco más amplio con giro a la izquierda. A mis pies una negrura, busco una piedra y la lanzo, no ocurre nada y al cabo de varios segundos oigo el ruido de tocar suelo sobre una rampa de piedras y mucho eco.. El pozo parece verdaderamente grande, aunque aún incrédulo, busco otra piedra y la lanzo de nuevo. Se confirma que se trata de un gran pozo que creo supere los 100 m. La cabecera tiene algunos salientes, que complican el paso, así que baja Patrick y me pasa el taladro, con el que pico un poco la roca.

Completamos el trabajo, y luego baja Patrick y detrás Sandrine. Lanzan piedras y cuentan hasta oír el sonido, el pozo se puede estimar en mas de 100 m.( el tiempo confirmará que somos un desastre en la evaluación del movimiento uniformemente acelerado..) Patrick continua picando para ampliar más el exiguo paso.

 Se termina el trabajo por hoy, ya  estamos muy mojados y fríos, así que nos  vamos para la calle, especulando sobre el tamaño y destino de este nuevo pozo..

Sobre las 18:00 estamos en el exterior con algo de lluvia y el suelo mojado, aunque no tanto como nosotros. Hacemos la mochila y para abajo, llegando al coche sobre las 19:00 bastante cansados y fríos, aunque contentos y excitados por el descubrimiento de esta importante vertical, que esperamos esta vez si, nos lleve a la zona más recóndita de la montaña.

 FECHA:05 del 08 de 2021

PARTICIPANTES : Patrick,  y Angel .

Ha llovido bastante los últimos días, y hay serias dudas de cuanta agua bajara por el P23. Yo soy optimista pero Sandrine no y decide irse a andar en bici, así que solo estamos Patrick y yo, para tratar de empezar a instalar el gran pozo.

Como no tengo coche me recogen en el club y para las 10:00 Sandrine nos deja en Ancillo. Donde nos ponemos las pesadas mochilas que incluyen  una cuerda de 95m. de 9 mm. del SCD y 12 anclajes de acero con mayon.

Patrick se ha traído pvc y yo chubasquero, pero una vez llegados al p23, queda claro que él ha acertado y cae bastante lluvia por el pozo. Patrick baja y limpia de piedras la cabecera, aunque el agua ha arrastrado casi todo. Luego bajo y compruebo que cae bastante lluvia, pero entro en el hueco y me quito el chubasquero y comienzo a instalar.



 La cabecera sigue estrecha y solo me deja colarme por el mismo hueco que el agua. Confió en pasar rápido y en el borde del tubo clavar algo alto. Pero todo se complica, resulta que no hay borde, es un techo plano y al pisar me cuelo debajo, con lo que el agua me entra por el pecho a chorro. Tengo puesto el pedal y el pantin , pero no el croll, intento salir rápido, solo con el pedal, pero con el peso de la saca, el taladro, placas etc,  es complicado y las paso un poco canutas a pesar de la ayuda de Patrick.

Finalmente salgo del lío, muy agitado y completamente calado. Solo me ha dado tiempo a ver un techo plano de unos 6 m. a una pared escalón de otros 4 m. y de nuevo techo plano.

Está claro que tendremos que ampliar algo la cabecera, para evitar bajar por el hueco del agua y poder instalar evitando la mojadura.

 

Salimos por patas, sobre todo yo, muy mojado y cansado y a pesar de las zonas de arrastrarse no acabo de entrar en calor. Llegamos al exterior muy pronto sobre as 15:30 y afortunadamente hace sol y me caliento rápido.

Bajamos con calma y nos recoge Sandrine en Ancillo, un poco decepcionados y conscientes de que esta zona nos va a dar mas trabajo de lo esperado.

 

FECHA:12 del 08 de 2021

PARTICIPANTES : Patrick,  y Angel .

Tras el revolcón que me ha dado la sima el día anterior, me muestro mas cauteloso cuando se presenta la oportunidad de volver a la cavidad.

El verano sigue siendo inusualmente lluvioso y a pesar de que no ha llovido los últimos días, tampoco a lucido el sol y los charcos siguen abundando en las pistas. Suponemos que el pozo siga escurriendo agua, pero queremos ampliar la cabecera del gran pozo para poder bajar sin mojarnos.

Quedamos Patrick y yo en Vega a las 9:30 y subimos en su coche. Para las 10:00 nos ponemos en marcha hacia la sierra con todo el terreno bastante húmedo y sudando mucho con el bochorno.

Para las 11:30 estamos entrando con los pvc puestos en previsión de la mojadura, esta vez he aprendido y me he traído el plástico .Llegamos a la sala y comemos algo, luego baja Patrick y yo detrás, instalando dos desviadores con agujeros en la colada, que esperemos aguanten.

 

Comenzamos la desobstrucción con bastante goteo, aunque el toldo ayuda a dejar algún hueco sin lluvia. Mientras Patrick pica el paso estrecho, yo hago un pequeño canal para desviar el agua hacia un lateral.

Durante horas nos vamos relevando en picar y quitar piedras, lo que amplia un poco el paso y parece concedernos una oportunidad de poder bajar sin bebernos el agua, aunque aún habrá que remover alguna grieta, con piedras empotradas justo en el borde. Estamos muy cansados, fríos y algo mojados, yo al menos.

 Nos retiramos subiendo algo mejor con los desviadores, luego en la sala, valoramos la posibilidad de llegar a la chimenea del pozo y tratar de desviar desde allí el agua, que en ese punto está más canalizado.

 Salimos con calma y llegamos al exterior sobre las 18:30 con un día cubierto. Una hora después llegamos al coche muy cansados con pesadas mochilas de ropa mojada y barro pegajoso.



 

Esta vez esperamos haber dejado abierta la puerta, por fin, para instalar y bajar el gran pozo, pero esto será después del verano, cuando los amigos vuelvan de uno de sus habituales viajes y  desvelar así esta gran incógnita, que a fin de cuentas es uno de los motivos que nos impulsan una y otra vez a las entrañas de la tierra, para tener esta sensación de explorador de lo desconocido… continuará…

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario